domingo, 28 de marzo de 2010

LOS SINDICATOS CON BALTASAR GARZÓN

DECLARACIÓN DE LA UNIÓN GENERAL DE TRABAJADORES (UGT) Y COMISIONES OBRERAS (CCOO) EN APOYO DEL JUEZ BALTASAR GARZÓN.


La actuación del Juez Garzón en la instrucción de la histórica causa contra los crímenes de lesa humanidad cometidos por el franquismo a raíz del golpe de Estado contra la legalidad constitucional republicana en julio de 1936 y la guerra civil y la posguerra perseguía buscar a las personas desaparecidas y recuperar sus restos mortales de las personas asesinadas; y verificar los hechos y la relevación pública y completa de la verdad, procurando una declaración oficial o decisión judicial que restableciera ante tales crímenes, la dignidad de las víctimas, de sus familiares y de la sociedad en su conjunto; compatibilizando la actuación judicial penal con la Ley de la Memoria Histórica, en interés siempre de las víctimas.

El Tribunal Supremo en lugar de resolver los recursos y cuestiones de competencia pendientes en relación a la causa contra los crímenes del franquismo, que tienen una evidente trascendencia histórica, social y jurídica, ha admitido querellas interpuestas por grupos ultraderechistas alegando una presunta prevaricación del Juez Garzón en su investigación sobre los crímenes del franquismo, consistentes en el plan sistemático y preconcebido de eliminación o exterminio de oponentes políticos, muchos de ellos por su condición de sindicalistas.

Las querellas interpuestas ante el Tribunal Supremo persiguen injustamente al Juez Garzón también por otras actuaciones judiciales, como la instrucción de los graves delitos de corrupción política del caso Gürtel.

Por otra parte en las actuaciones del órgano de gobierno de los jueces respecto al juez Garzón parecen estar pesando razones extrajudiciales.

Considerar que un Juez comete delito de prevaricación porque se disiente de su criterio jurídico, que está motivado y fundado, compromete gravemente el Estado de Derecho y la independencia del poder judicial; y la persecución del Juez Garzón cuestiona la consideración de la Justicia en la sociedad española, y también en el ámbito internacional.

Los impedimentos jurídicos que se sostienen por algunos para hacer inviable la causa de los crímenes contra la Humanidad del franquismo, hubieran hecho imposible también el Proceso de Nüremberg contra los criminales nazis.

Nadie puede pretender erigirse en garante de la legalidad del Estado social y democrático de Derecho en el que vivimos, amparando vulneraciones de la memoria histórica y favoreciendo la impunidad de la corrupción política.

La especial gravedad de estos hechos, relacionada con el contenido esencial de la democracia en España nos obliga a CCOO y UGT a un pronunciamiento al respecto, porque afectan a la lucha antifranquista y a la memoria histórica de una parte, y a la persecución y castigo de la corrupción de otra.

Para UGT y CCOO ningún poder está libre de control en una sociedad democrática: tampoco la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ni el Consejo General del Poder Judicial.

CCOO y UGT quieren manifestar públicamente su solidaridad en estas horas con el Juez Garzón y el reconocimiento de su trayectoria ejemplar de defensa de los Derechos Humanos; y también exigimos al Tribunal Supremo que termine de manera inmediata la persecución injusta contra el Juez Garzón y que resuelva ya las cuestiones pendientes en su sede sobre la causa de los crímenes contra la Humanidad del franquismo.

Madrid, abril de 2010

2 comentarios:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Los temas "Garzón" se están politizando de una manera descarada. Las derechas focalizan el asunto desde la óptica del Gurtel y las izquierdas desde la óptica de la memoria histórica.

Ha de reconocerse que en su momento el Sr.Garzón ha prestado grandes servicios a la Justicia y por ende a la sociedad. El problema es que un buen día entró en política y al no haber quedado satisfecha su ambición de ser Ministro de Justicia, empezó la instrucción de los GAL en represalia contra Felipe González. (dicho sea de paso, ninguno de los condenados pidió su recusación aun cuando habían sido compañeros en cargos públicos).

Desde ese momento apareció el Juez estrella endiosado que por un lado, instruía aquellos procedimientos que le permitían salir en la foto, y por otro dejaba olvidados en los cajones los asuntos que no tenían interés mediático.

La realidad actual es que:
a)Tiene tres procesos abiertos en el TS, donde queda claro que como mínimo ha actuado como un auténtico haker jurídico para perseguir sus fines.
b)Le han invalidado las escuchas del Gurtel, y esto, en vez de favorecer la eficacia del procedimiento, a quienes beneficia es a los presuntos culpables.
c)Saldrá a la luz también el caso "Faisán" donde la propia Policía decía "tranquilos que tenemos un juez amigo".
d)Es el Juzgado de la Audiencia Nacional donde existen mas atrasos. La Inspección de Tribunales así lo ha constatado, pero nadie se atreve a sancionarlo (cualquier otro Juez ya habría sido sancionado). Por un error suyo se deja en libertad a un narcotraficante y tampoco pasa nada.

Por todo ello, a mi juicio, en beneficio de la Justicia, debería de ser apartado de la carrera judicial.

Jose dijo...

Es curioso que escuchemos estos días en los medios de comunicación a tertulianos, políticos y demás grupos de opinión totalmente prescindibles defender una idea y la exacta contraria sin el menor atisbo de rubor intelectual.
Así se vanaglorian del estado de derecho cuando un juez declara "inconstitucional" el cierre de Egunkaria poniendo de manifiesto que NO "todo vale" en la justicia y minutos después son capaces de demonizar los procesos abiertos contra el juez Garzón y justifican sus posibles errores ensalzando el fin que buscaba. En definitiva, que todo vale en la lucha judicial contra el franquismo, por ejemplo.