viernes, 30 de marzo de 2012

EL GOBIERNO DEL PP DESLEGITIMADO POR LA HUELGA


Días antes de la impresionante huelga general y las movilizaciones de ayer, el Ministro de Economía (ex Lehman Brothers) dijo que en el siglo XXI la huelga no tenía sentido. Desde luego es poco original. Eso mismo lleva diciendo desde siempre la oligarquía. Hay una gran inconsecuencia en esa afirmación porque tanto se teme a la huelga como cómo para utilizar la represión. En el pasado y en actualidad. Si fuera inocua no se utilizarían tantos medios para satanizarla. Volvemos a los viejos tiempos: hacer huelga no es gozar de un derecho fundamental, sino un asunto de orden público. Por eso el Gobierno ha vuelto a residenciar en el Ministerio del Interior el tratamiento de la huelga y ha vuelto a poner al servicio de los empresarios las fuerzas de policía (pagadas con los recursos de todos) para proteger sus intereses. El estado de agitación de los policías en las calles recordaba el pasado franquista. La Ministra de Trabajo (perdón de Empleo) dijo hace poco que la reforma contralaboral se había hecho también porque la legislación de los convenios colectivos que había en España era de los años 40 (¡¡). En aquel tiempo la legislación del régimen del genocida Franco no reconocía a los trabajadores el derecho de negociación colectiva y por si acaso se les ocurría intentarlo regulaba muy bien la huelga: en el código penal como un delito de sedición. Parece que para la Ministra el periodo constitucional es un paréntesis de amnesia. Emergen los orígenes autoritarios que están en la esencia del PP. Pero cuando se recurre a la violencia, tanto por parte de los empresarios con las amenazas de represalias para quienes hagan huelga, como por el poder público, es que ha fallado la legitimación por argumentos razonados.

Los sindicatos, tras la durísima campaña mediática con intención de desprestigiarlos que no va a cesar, han demostrado con hechos su vinculación profunda con los trabajadores y con amplias capas sociales. Nadie en España tiene la fuerza de movilizar para la acción a tanta gente en todos los lugares del territorio.

La arrogancia del PP al convocar sesiones plenarias de diversos órganos de representación, como ayuntamientos, parlamentos de comunidades autónomas o el Congreso de las Diputados en pleno día de huelga, se ha vuelto en su contra, como ocurrió en Albacete, en donde durante la gran concentración que se celebraba en una céntrica plaza corrió como reguero de pólvora ardiendo la noticia de que en el pleno del ayuntamiento, convocado por su alcaldesa del PP, se estaban anunciando despidos, cierres de guarderías infantiles y privatizaciones o cierres de servicios. Toda una provocación. Cuando espontáneamente miles de personas se dirigieron a la casa consistorial de forma pacífica para mostrar su rechazo, los policías nacionales golpearon sin piedad a jóvenes, maduros y ancianos sin distinción de sexo, como muestra la foto y el video en youtube que más abajo se indica (1). Pero se cuidaron mucho de no atacar a un grupo de bomberos, que también llevaban casco protector, allí concentrados con los manifestantes. Algunas ciudadanas, con palabras algo gruesas que no se reproducen aquí, venían a decir que esos policías no tenían coraje para enfrentarse a los bomberos. Ténganlo o no esos comportamientos son inaceptables en democracia.

En la esfera de Parapanda, a pesar de la urgencia, ya se han hecho profundas reflexiones sobre la huelga que es muy aconsejable consultar en los blogs hermanos “Metiendo Bulla”, “Según Antonio Baylos” y “Ciudad Nativa”.

(1) http://www.youtube.com/watch?v=Nxn9B65oA6w

1 comentario:

P dijo...

volvemos a los días grises